Contacto:info@musicalidad.es -- 683 378 593

Departamentos.

Todos los ámbitos...

chicaviolin

Clásico significa digno de imitación. En nuestra sociedad existe una idea generalizada y errónea al definir la música clásica, ya que es un tipo de música culta que fue compuesta en el llamado período clásico, que abarca desde mediados del siglo XVIII hasta principios del XIX.

Sin embargo, el término música clásica se ha extendido en la sociedad, englobando toda la música no popular que ha sido compuesta desde el barroco hasta el siglo XX. Esta generalización ha hecho olvidar que la música culta engloba la música clásica y la romántica o académica. Tiene como referentes inmediatos a Europa y sus herederos culturales, y sus creadores y ejecutantes deben estudiar para aprender el manejo del lenguaje musical, bien sea para escribir, componer o interpretar.

jazz

MUSICALIDAD dispone de un departamento de Música Moderna y Jazz, con una programación de estudios progresiva y estructurada. Contamos con un profesorado especializado y cualificado que aporta su gran experiencia en estas materias.

La programación, además de iniciar al alumno en la práctica del instrumento, o continuar su formación guiado por un profesional, pretende dotarle del conocimiento teórico y práctico del lenguaje musical, así como de los conocimientos necesarios, como armonía moderna aplicada al instrumento que le permitan comprender y abordar con éxito la creación e improvisación, siguiendo los estilos y distintas formas de la música moderna y de jazz.

La música tradicional o música folclórica es la música que se transmite de generación en generación por vía oral (y hoy día también de manera académica) como una parte más de los valores y de la cultura de un pueblo. Así pues, tiene un marcado carácter étnico. Aunque en ocasiones se hace referencia a la música folclórica con el apelativo de “música popular” (y de hecho, con anterioridad al siglo XIX podrían considerarse sinónimos), en la actualidad se entiende por música popular aquellos géneros de música moderna, habitualmente vinculados a la cultura urbana, que más atraen la atención del gran público y se difunden principalmente a través de los medios de comunicación de masas.

Pretendemos que nuestros alumnos posean esta sensibilidad hacia las tradiciones y melodías de nuestra identidad y cultura. El resultado es siempre reconfortante y está al alcance de todos con la ayuda de un profesorado especializado que pueda guiar, asesorar y dirigir en la práctica de los instrumentos de la música tradicional. Pretendemos poner en marcha agrupaciones de este tipo para disfrutar del folklore y la música tradicional.

Dentro del ciclo vital del ser humano llegamos de manera inevitable a la etapa de envejecimiento de la población. Este proceso se despliega en una secuencia compleja de cambios que tienen lugar en distintos niveles: biológico, psicológico, o social. El envejecimiento, en consecuencia ha de abordarse desde una perspectiva multidisciplinar, acorde con esa diversidad de niveles.

Existen factores biológicos que afectan al organismo y se manifiestan en cambios en la apariencia física que cada individuo aceptará en función de su personalidad.

Existen factores sociales, ya que el envejecimiento no se ve en la sociedad como un estado positivo y natural, provoca por tanto sentimientos de inseguridad y una dificultad para adaptarse a nuevas situaciones.

De la interacción de estos factores biológicos y sociales que inciden en el proceso de envejecimiento se desprenden reacciones globales de rechazo y de ausencia de integración social, si bien cada individuo en función de su personalidad y de su historia vital desarrolla una diferente psicología de la vejez. La vejez está definida como la última etapa de nuestra vida, pero esto no significa que sea la peor ni que debamos restarle importancia.

En este sentido la utilización de la música y sus elementos (sonido, ritmo, melodía y armonía) por un músico cualificado, con un grupo en un proceso destinado a facilitar y promover la comunicación, relación, aprendizaje, movilidad, expresión, organización y otros objetivos terapéuticos relevantes a fin atender las necesidades físicas, mentales sociales y cognitivas. La música busca desarrollar potenciales físicos y/o restaurar funciones del individuo para que él o ella alcance una mejor organización intra e interpersonal y consecuentemente una mejor calidad de vida a través de la prevención, rehabilitación y tratamiento.

Ya que la música puede desarrollar, mejorar o restablecer relaciones sociales y aumentar la comunicación, lo que supone una mejora de la convivencia y un trabajo preventivo de afecciones, tan propias de esta etapa como son las depresiones, los sentimientos de rechazo y de soledad, la sensación de vacío, la falta de autoestima y otros.

Se ha utilizado la música con éxito durante muchos años en programas de rehabilitación para personas mayores, especialmente aquellas personas que viven en residencias geriátricas. Proporcionando estimulación sensorial, la música mejora la calidad de vida y ayuda a prevenir o ralentizar el deterioro mental y físico. La música es un estímulo que puede ser adaptado a las necesidades del cliente y llegar a los pacientes de una manera que otras modalidades no pueden. La música es terapéuticamente eficaz porque es la más social de todas las artes, y son precisamente estos aspectos de la vida los que están afectados por la enfermedad y el envejecimiento.

El fenómeno del envejecimiento de la población es un tema al que podríamos calificar de espíritu de la época: todos pensamos en el aumento de la longevidad y tenemos opiniones sobre una vida más larga. Nuestro punto de vista, es muy optimista. El envejecimiento de la población lo tendremos que asumir como un logro de nuestra sociedad y no como un infortunio. Todo depende de cómo se preparen las sociedades para enfrentarlo.

El envejecimiento de la población es el incremento del porcentaje de personas mayores viviendo en nuestras sociedad, acompañada con una disminución general de la población en general. El fenómeno de mayor éxito que con frecuencia se asocia con el envejecimiento de la población es el incremento de las expectativas de vida. Los que llegan a la edad de 60-65 años, tienen muchas probabilidades de vivir durante más tiempo.El fenómeno del envejecimiento de la población no está restringido a uno o dos países, sino que la expectativa de vida se incrementa mundialmente y particularmente en los países desarrollados.

Además señalar que características tiene el envejecimiento en el mundo rural. El contexto rural experimenta en los últimos años un fenómeno de s envejecimiento en el que cada vez hay más personas que alcanzan una edad avanzada. Muchas de ellas se encuentran en situación de fragilidad o con problemas de dependencia, a lo que se añade una realidad contextual de escasez de servicios y ausencia de intervenciones. Todo ello comporta un riesgo evidente de aislamiento y una pérdida de oportunidades en entornos, muchas veces discapacitantes, que restringen las posibilidades de participación.

Las necesidades específicas del envejecimiento rural precisan de actuaciones y programas diferenciados que alcancen el objetivo de no discriminación. El diseño y desarrollo de recursos de intervención no puede dejar en el olvido actuaciones tanto de prevención y promoción de la salud, como de fomento de la participación social.

Los servicios sociales que se han venido desarrollando en los últimos años para proveer necesidades de apoyo a las personas han seguido un modelo predominantemente urbano: los centros sociales, los centros de día y las residencias, tal y como se han diseñado e implementado, no llegan (no pueden llegar) a los núcleos pequeños de población.

Las características del medio rural que se han descrito ponen de manifiesto la existencia de factores de riesgo que inciden negativamente y aumentan la vulnerabilidad del proceso de envejecimiento, contribuyendo a producir situaciones de dependencia. Principalmente estos factores están asociados al aislamiento y restricción de las interacciones y a la mayor dificultad para el acceso a los servicios públicos y a los bienes sociales y culturales, en general (García y Rodríguez, 2004).

Como datos para fundamentar la realidad del envejecimiento de la población española rural tenemos la siguiente gráfica donde podemos ver la evolución de la población en el último siglo.

En niños con desarrollo normal

El planteamiento de Musicoterapia se basa en el conocimiento de los elementos que conforman la música y en el estudio más profundo de todo aquello que facilite la intervención a través de actividades musicales para conseguir atender todas las necesidades de la persona, y así conseguir un desarrollo integral de la misma.

Procuraremos que el sujeto adquiera vivencias enriquecedoras que estimulen su actividad física, psíquica, emocional y socio-relacional, así como captar su interés y atención a través del oído, el ritmo, el canto y el movimiento.

Objetivos:

  • Trabajar a nivel físico: la respiración, la coordinación dinámica general, el equilibrio, la capacidad de relajarse, etc.
  • Aumentar la capacidad de recibir y diferenciar estímulos sensoriales.
  • Aumentar en tiempo la atención sostenida y el nivel de alerta.
  • Trabajar la memoria y la orientación espacio-temporal.
  • Desarrollar la imaginación y la creatividad.
  • Explorar sentimientos para reducir tensiones, angustias o ansiedad reprimidas y lograr un equilibrio personal.
  • Facilitar la comunicación de sus emociones a nivel verbal y no verbal.
  • Propiciar el conocimiento de uno mismo para mejorar su autoestima.
  • Establecer o reestablecer relaciones interpersonales.
  • Conseguir el sentimiento de pertenencia al grupo, mediante la práctica musical grupal.
  • Trabajar habilidades sociales funcionales que le permitan un desenvolvimiento más eficaz en su entorno.

En niños con necesidades terapéuticas

El aprendizaje en la terapia anima a que el niño se sumerja en su propio mundo en el curso de las sesiones. Después intentamos que sea consciente de los pasos que da para colaborar en mejorar su estado físico y mental.

Problemas más frecuentes en los niños y niñas:

  • Con deficiencias psíquicas.
  • Con deficiencias motrices.
  • Niños-as psicóticos y autistas.
  • Niños-as con problemas de comportamiento e integración social.
  • Niños-as con problemas de aprendizaje.
  • Niños-as con problemas en el habla y en el lenguaje.
  • Alteraciones en el lenguaje. Dificultades de lecto-escritura.
  • Niños-as con dificultades de comportamiento. Hiperactividad.
  • Niños-as con deficiencias auditivas.
  • Con deficiencia mental.
  • Con síndrome de Down.
  • Con deficiencias visuales.
  • Niños-as superdotados-as.

Volver a arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR